Guía de Navegación | Mapa Web | Direcciones y TeléfonosSuscribirse al RSS  Síguenos en Twitter  Nuestra página en Facebook
Buscar

 

Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León

Cañada Real, 306.
47008. Valladolid

Tel.: +34 983.345.850
Fax: +34 983.345.844

Latitud: 41º 36’15.08” N
Longitud: 4º 45’ 44.92” O

 

Unidos por la Naturaleza

 

Junta de Castilla y León

 

 

Parque Natural 'Hoces del Duratón'
  • Categoría:
Parque Natural
  • Localización:
Al NE de la provincia.
  • Término municipal:
Nº de municipios: 3
Sepúlveda, Sebúlcor y Carrascal del Río.
  • Núcleos:
Nº de núcleos de población: 14
  • Población:
Población interior: 132 habitantes
Población incluida ZIS: 1793 habitantes
Parque Natural 'Hoces del Duratón'

 

Mapa de Situación

 

Descripción del Espacio

El Parque Natural de las Hoces del río Duratón está situado en el noreste de Segovia, aguas abajo de la villa de Sepúlveda. En esta zona el río se ha encajado en un profundo cañon, que en algunos lugares alcanza más de 100 metros de desnivel. Al interés y belleza del paisaje hay que añadir la gran riqueza arqueológica e histórica que encierra en su interior esta garganta.

En los altos farallones rocosos que culminan las hoces anidan casi 250 parejas de buitres leonados, acompañados de un buen número de alimoches, águilas reales y Halcones peregrinos.

Los valores naturales de la zona se ven sazonados, además, mediante el valor añadido, tanto en el plano histórico como artístico, de 1a érmita románica de San Frutos, la cuevas con grabados de la Edad del Bronce y el conjunto arquitectóico de Sepúlveda. En esta última localidad es obligado probar sus deliciosos asados

La ermita de San Frutos

El más sencillo recorrido a pie por las Hoces del Duratón se inicia en la explanada de tierra en la que termina el camino de Villaseca. Desde allí hay que encaminarse en dirección al espolón rocoso, rodeado de precipicios, sobre el que se alza la ermita de San Frutos. Tras cruzar por un puente de piedra una profunda grieta, llamada La Cuchillada, se asciende al antiguo cenobio benedictino. Después de contemplar esta construcción romántica del siglo XII se puede continuar hacia su cercano cementerio, en el que se conservan varias tumbas antropomórficas altomedievales. A la izquierda del mismo nace una rústica escalera tallada en la roca que seguramente serviría a los primitivos ermitaños para bajar hasta un río que, en la actualidad, está regulado por el pequeño embalse de Burgomillodo.

Vegetación

En el espacio se pueden diferenciar cuatro áreas:

  • La paramera, en la zona superior, con suelo calizo, seco y pobre, cuya vegetación climácica la constituyen bosques abiertos de sabina albar y enebros, actualmente bastante degradados por la acción humana y sustituidos en muchas zonas por tomillares y aulagares que configuran una pseudoestepa.
  • También en la zona superior, en el cuadrante suroccidental del Parque, las calizas han sido cubiertas por arenas de origen eólico; sobre estas arenas se asientan pinares de repoblación de pino resinero.
  • Los cortados con comunidades rupícolas de gran originalidad (las sedas, el ombligo de Venus, incluso algunos endemismos ibéricos: Biscutella valentina, Dianthus pungens, Campanula hispanica).
  • El fondo del valle caracterizado por restos de bosque de ribera: sauces, fresnos, álamos, olmos y alisos, choperas cultivadas y todos los matorrales característicos de la orla espinosa del bosque.

Fauna

Destaca el buitre leonado que tiene en este paraje una importante colonia reproductora. En los cortados también se instalan para criar alimoche, halcón peregrino, cernícalo vulgar, águila real y búho real, entre otros, así como importantes colonias de grajilla y chova piquirroja. Entre las rapaces forestales destacan águila calzada, azor, ratonero, milano negro y real y alcotán, y entre los paseriformes distintas especies de aviones, lavanderas, ruiseñores, collalbas, roqueros, currucas, herrerillos, carboneros, alcaudones y escribanos. La paramera mantiene una interesante comunidad de paseriformes en la que destaca la alondra de Dupont. Como mamíferos se pueden señalar tejón, garduña, comadreja, zorro, liebre y conejo, con alguna observación aislada de nutria, además de numerosos micromamíferos y murciélagos. Lagarto ocelado, lagartija colilarga, culebra bastarda, culebra de escalera y culebra viperina, por un lado, y rana común, sapo partero y sapo común, por otro, son las especies más representativas de la herpetofauna del Parque, mientras que la comunidad ictícola tiene en el barbo ibérico y la carpa a sus representantes más numerosos.

Geomorfología

Al N de las crestas de Somosierra, en el triángulo formado por las localidades de Sepúlveda y Cantalejo como base y el Embalse de Burgomillodo como vértice, los materiales paleozoicos se hallan cubiertos por mantos mesozoicos de facies carbonática, generalmente dolomías, de aspecto oqueroso y colores ocres, en las cuales se ha implantado el Karst del Cañón del Duratón. La estructura general del Espacio está definida por un sistema de pliegues en rodilla separados por suaves sinclinales. Sobre esa superficie de acumulación caliza se va a instalar el río Duratón y su red de afluentes (Caslilla y San Juan) decapitándola y originando la Hoz del Duratón que describe un curso meandriforme, emplazada en los terrenos duros de las calizas y dolomías cretácicas, sus escarpes pueden superar los 100 m. de desnivel. El Suroeste del Parque, se halla recubierto por arenas recientes cuyo carácter eólico queda definido por su granulometría y por presentar una morfología en dunas, orientadas según los vientos dominantes del NW.

Paisaje

El río Duratón a partir de Sepúlveda y hasta el embalse de Burgomillodo ha formado unas hoces de fondo plano y escarpes calizos que pueden llegar a alcanzar los 100 m. de altura, donde el colorido ocre de las rocas contrasta con la cinta verde de la vegetación ribereña.

Valores que justifican su declaración

El río Duratón discurre por un trazado sinuoso describiendo profundas hoces encajadas entre Sepúlveda y Burgomillodo, con un recorrido de unos 27 Km. Sus escarpadas paredes superan muchas veces los 100 m. de desnivel, encerrando un fondo estrecho y más o menos plano que aparece recubierto por depósitos aluviales. A todo esto, hay que añadir la presencia de una muy importante avifauna.

 


Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León © 2010. Todos los derechos reservados.  Aviso Legal | Privacidad | Accesibilidad
Cañada Real, 306. 47008. Valladolid · Tel.: +34 983.345.850 · Fax: +34 983.345.844
W3C CSS: abre una nueva ventana W3C XHTML: abre una ventana nueva Conformidad de las pautas WAI-AA: abre nueva ventana
patrimonionatural@patrimonionatural.org